Guía para elegir tu impresora 3D

En la primera entrega de esta guía para elegir impresora 3D, te mostramos qué tipos de impresión son una opción de compra y te proponíamos ejemplos variados de impresoras domésticas.

Hoy te damos las claves para elegir. El conocimiento de sus características técnicas y prestaciones es lo más importante para saber hasta donde pueden llegar. Tu objetivo quizás sea conseguir que tu impresión sea lo más perfecta posible, pero también debes tener en cuenta otros factores. Estas diferencias entre unas y otras pueden inclinar tu balanza a la hora de comprar tu impresora 3D.

cube_printed_objects_-_lead_image

Resolución de capa

La resolución de capa es la altura de la capa de plástico. Se suele medir en micras. 1 micra o micrómetro (µm) = 1 milésima parte de milímetro. Podemos encontrar resoluciones desde los 100µm en impresoras domésticas actuales. La tendencia es que los fabricantes están consiguiendo mejorar la resolución y por tanto la calidad de la impresión.

Test de estrés para impresoras 3D

Test de estrés para impresoras 3D

Ancho de capa

El ancho de capa, que depende de la velocidad y cantidad de extrusión de plástico, es la dimensión del ancho de la línea de extrusión. No es un parámetro realmente determinante para la calidad de la impresión y, por esta razón, las marcas no lo especifican en las características de sus impresoras.

Volumen de construcción

Es el volumen total que es capaz de imprimir una impresora. En el mercado podemos encontrar tanto impresoras de volúmenes relativamente pequeños como de gran capacidad.

La Airwolf AW3D HD dispone de 300mm x 200mm x 300mm de volumen total, un volumen considerablemente grande.

La MakerBot Replicator Z18 presume de 305mm x 305mm x 457mm [12.0 x 12.0 x 18.0 pulgadas] de volumen total.

MakerBot Replicator Z18

MakerBot Replicator Z18

Superficie plataforma

Las dimensiones de la plataforma pueden ser un factor determinante para la elección de impresora, ya que influye directamente en el volumen de impresión. Pero no sólo debemos tener en cuenta su tamaño: Su capacidad calefactable también es un punto importante a tener en cuenta si vamos a imprimir en ABS u otros materiales que necesiten calor en la superficie para adherirse de manera adecuada o para evitar warping.

Calibración de la plataforma

Una de las operaciones que normalmente hay que realizar sobre una impresora 3D es calibrar su plataforma de impresión, para que la cabeza extrusora se desplace por toda su superficie a la misma distancia y depositar así el plástico adecuadamente. Si la separación entre cabeza y plataforma es excesiva, las sucesivas capas de plástico no tendrán suficiente contacto, construyendo un objeto con rugosidades y, en casos extremos, fallando en la impresión al comenzar sobre la plataforma.

Si nos pasamos acercando la cabeza a la plataforma, ésta rozará en exceso la superficie produciendo arañazos, entre otros problemas.

Muchas de las impresoras 3D del mercado necesitan una nivelación manual: Generalmente se realiza sobre tres puntos espaciados de la plataforma para asegurar la correcta calibración. Un método válido y muy utilizado, es pasar una fina tarjeta entre la cabeza y la plataforma comprobando que hay el espacio justo.

Algunas máquinas se ajustan a través de controles giratorios que suben y bajan la plataforma de forma mecánica. Otras, llevan estos ajustes automatizados electrónicamente sobre su panel de control.

Tipos de movimiento de la cabeza extrusora y la plataforma

En ocasiones encontraremos sistemas cuya cabeza extrusora se mueva sobre el eje X-Y, esto es, horizontalmente sobre la superficie de la plataforma, y ésta última se desplaza sobre el eje Z, es decir, verticalmente.

Otras máquinas, como la RepRap Prusa Mendel, mueven la cabeza sobre los ejes X-Z, mientras que la superficie cubre el eje Y.

El caso de las impresoras tipo Delta es el más particular. Su sistema de varillas le permite un movimiento completo sobre los tres ejes X-Y-Z.

Precisión de la cabeza extrusora

Este parámetro se refiere a la precisión del movimiento sobre los tres ejes. La fidelidad de la reproducción con respecto al diseño original depende en gran medida de esta precisión. Sobre todo en piezas de pequeño tamaño.

La MakerBot Replicator 2 declara en los ejes XY: 11 micrones [0.0004 pulgadas]. Y en el eje Z: 2.5 micrones [0.0001 pulgadas].

Material de impresión

A la hora de elegir impresora de filamento, el tipo de plástico es uno de los factores más importantes: no es lo mismo el PLA que el ABS.

El PLA tiene un aspecto más brillante que el ABS. Sin embargo, el ABS es más flexible que el PLA.

El PLA no necesita una plataforma calefactable y se puede imprimir a temperatura ambiente. El ABS sí necesita una superficie caliente para adherirse convenientemente y evitar además el combado del plástico al enfriarse de forma brusca.

Hay dos medidas estandarizadas de filamento disponibles en el mercado: 1,75mm y 3,00mm. La cabeza extrusora de una impresora es compatible con uno sólo de estos diámetros. Algunas impresoras permiten intercambiar la extrusora para utilizar las dos medidas.

El auge de la impresión doméstica ha facilitado el desarrollo de nuevos materiales y compuestos en forma de filamento, como el Laybrick o el Filaflex. Algunos de estos nuevos compuestos necesitan que ajustemos algunos parámetros de para imprimirlos, como la temperatura del extrusor o la velocidad de impresión. Los filamentos flexibles y/o elásticos no son compatibles con todos los extrusores: Sus características técnicas necesitan de una velocidad más baja de impresión y un extrusor que evite el atasco en su interior (clogging).

Si nos decantamos por una impresora SLA (estereolitográfica), tendremos que tener muy en cuenta el alto coste de la resina para impresión 3D. Además de esto, a diferencia de la impresión FDM de filamento de plástico, una vez impresa una pieza de resina se debe tener un tiempo bajo una lámpara UV para la curación del interior de las piezas. A su favor, podemos comentar que la resolución de estas impresoras supera con mucho la impresión FDM típica de filamento de plástico.

sla print

Impresión 3D estereolitográfica de resina

Interface de usuario y software

Podríamos afirmar que casi todas las impresoras domésticas del mercado pueden ser usadas con software open-source, como Skeinforge, Slic3r, Cura, RepsnapperSFACT. En este caso tendrás que configurarlo a las características de tu impresora, indicando temperaturas de extrusión, velocidad, etc.

Otras disponen de su propia interface de usuario personalizada, como las MakerBot, con el MakerBot Desktop, ya preparado para sus modelos y con perfiles asociados a sus impresoras.

Grandes firmas, como Microsoft en Windows o Adobe con Photoshop, ya se han adaptado a la impresión 3D.

Aplicaciones móviles

MakerBot ha creado para sus clientes una completa aplicación móvil, para tablets y teléfonos, con la que puedes controlar tu Replicator de 5ª generación remotamente. Descargar un diseño 3D, monitorear, pausar o cancelar una impresión son algunas de las operaciones posibles a través de su WIFI. Esto le da una gran ventaja frente a otros competidores que no ofrecen este tipo de funciones, pero que posiblemente les obligue a actualizarse pronto.

Compatibilidad iOS/Windows/Linux

La mayoría de las impresoras son compatibles con iOs, Windows y Linux. Si optas por cualquier aplicación open-source, tendrás compatibilidad con todos los sistemas operativos, incluído Linux.

Estructura y materiales de construcción

Si has tenido de cerca alguna vez una impresora RepRap, habrás observado que gran parte de sus piezas han sido construídas con otra impresora 3D. Estas piezas son sustituibles fácilmente y están impresas en ABS o PLA. La estructura principal suele ser de aluminio.

Otras impresoras 3D comerciales utilizan también el aluminio y el plástico para las partes fundamentales de la máquina. En el sistema de posicionamiento podemos encontrar correas dentadas que no necesitan de gran mantenimiento.

Lo más importante es la rigidez de la estructura: Hay que tener en cuenta que la cabeza de impresión realiza movimientos continuos de cambios de dirección, a menudo muy rápidos y frecuentes. Una estructura demasiado endeble provocaría imprecisión y desajustes mecánicos no deseados.

Lo más acertado sin duda, elegir una impresora con estructura muy rígida y estable.

IMG_0647

Pantalla de control

En las impresoras comerciales dispondremos de pantallas de control en la propia impresora, que nos permitiran cierto control manual desde ellas. Podremos realizar un cambio de filamento, calibrar la plataforma y otras opciones muy útiles en el día a día.

Una de las pantallas de control más avanzadas se encuentra en las Replicator de quinta generación. (…)

Conexión al ordenador

Es habitual disponer de conexión USB, para descargas de firmware o para impresión directa desde el ordenador. Aunque siempre es más cómodo hacerlo desde un lector de tarjetas, o lector USB si la impresora dispone de esta opción.

Por ejemplo, la Cube de 3D Systems, dispone de conexión USB sólo para actualizar su firmware.

Otras prestaciones

Si buscamos altas prestaciones y características, podemos elegir entre varias opciones que ofrecen conexión WIFI, control remoto desde dispositivos móviles o cámara de vídeo para visualizar nuestras impresiones en cualquier momento desde cualquier lugar.

Soporte al cliente y repuestos

Importante resaltar la necesidad de un buen soporte al cliente para sentirnos tranquilos al adquirir una máquina de estas características cuando haya problemas. No todas las compañías lo ofrecen y, algunas de ellas, sólo alguna modalidad: telefónicamente, online, etc.

Y decisivo puede ser también un buen suministro de recambios que, con el paso del tiempo, tendremos que utilizar para reponer cualquier pieza.


Esperamos que os haya servido nuestra guía para elegir impresora 3D.

Hasta la próxima!

Imprime en 3D en nuestro Hub!

Un comentario sobre “Guía para elegir tu impresora 3D

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *