Test Impresora 3D: be3D DeeGreen

Cuando tuve noticias de que iba a recibir la impresora 3D de escritorio be3D de Y Soft para testearla, estaba bastante entusiasmado, viendo que era la impresora de escritorio más cara (con un precio fijado en 1.999$ · 1.715,78€) aún me gustaría tenerla en mis manos. Aunque UPS intentó con esfuerzo asegurarse de que la -ahora internacionalmente disponible- impresora 3D DeeGreen no llegara nunca a mi apartamento de Brooklyn, perseveré y, finalmente, llegó a mis manos el paquete de 29kg de Y Soft (la propia impresora pesa algo más de 21Kg). Yo ciertamente no soy el mejor experto en cuanto a ingeniería interna de impresoras 3D, así que me sentí aliviado al abrir la caja de be3D para encontrar una impresora 3D casi montada completamente y no sólo con un rollo de filamento, sino dos rollos de 0,75kg de su color verde brillante de filamento PLA degradable a base de vegetales. (Gracias Y Soft!)

ySoft-be3D-DeeGreen-3D-printer-review-for-3D-Printing-Industry

Después pude montar fácilmente la plataforma de impresión de cristal, que se ajusta cómodamente en su lugar magnéticamente, y la instalación del soporte de la bobina en el compartimento lateral separado de la impresora, por el que se alimenta el filamento a través del tubo de carga ya montado, la impresora estaba lista para imprimir. La totalidad de configuración de la impresora no me llevó más de cinco minutos de mi tiempo. En la ranura de tarjetas SD de la impresora se encontraba una tarjeta precargada repleta de diseños 3D con buena pinta, como una peonza orbital y un pequeño florero en espiral, lo que me permitió probar las funciones de la impresora al instante con sólo pulsar un par de botones de la pantalla táctil de la DeeGreen en su interfaz de usuario.

be3D-DeeGreen-outside-3D-printer-review-for-3D-Printing-Industry-1024x491

La interfaz de usuario en la pantalla táctil de la DeeGreen se carga rápidamente con una sencilla lista de funciones que incluye impresión, configuración, información y una función de apagado. La impresora está diseñada para ser tan sencilla de utilizar como ha sido posible; dentro de la función settings hay dos opciones principales: cambio de filamento y colocación de la plataforma de impresión en posición segura de parado. Siguiendo con las funciones fáciles de usar, la DeeGreen tiene una ranura para tarjetas SD en el frontal de la máquina, lo que permite a los usuarios aprovechar la fiable capacidad plug-and-play que Y Soft ofrece en su sistema. La auto-calibración y la plataforma de impresión magnética ajustable han sido puntos fuertes en el desarrollo de la DeeGreen para la comodidad del usuario: La impresora calibra rápidamente la cama de impresión, mientras se carga cada proceso de impresión individual.

Pero, aunque la interfaz de usuario se ha diseñado para ser comprendida y utilizada fácilmente por principiantes y expertos por igual, no estuvo exenta de defectos de menor importancia. Un par de problemas que pasaron a ser persistentes, pero no demasiado importantes: Fue un problema para mí que la impresora no pudo reconocer que la puerta de impresión estaba cerrada, lo que me obligó a reiniciar la función settings para poner en posición segura la plataforma de impresión o continuar mi impresión. El otro pequeño problema que encontré fue que, cada vez que terminaba la impresión de un modelo a través de mi ordenador con el software DeeControl, la impresora 3D se desconectaba automáticamente al finalizar, lo que me llevó a tener que reiniciar la impresora para reconectar la DeeGreen a su software compatible. Este problema en particular podría haber sido un error aislado a mi impresora en particular o mi ordenador Macbook Pro, pero creí que merecía la pena señalar lo que yo percibía como un error en un sistema de interfaz de usuario por lo general muy fiable.

be3D-DeeGreen-features-3D-printer-review-for-3D-Printing-Industry

El procedimiento de alimentación del filamento -que se almacena en su carrete en un compartimiento separado justo al lado donde está la acción- no fue un problema, aunque el cabezal de impresión se obstruyó durante mi primer intento de impresión. Seleccioné la peonza orbital de la tarjeta SD incluida proporcionada por Y Soft en la interfaz de pantalla táctil, ya entonces había superado un obstáculo. Utilizando la función de calentar la boquilla para el cambio de filamento, tuve la oportunidad de disipar fácilmente la obstrucción inicial y conseguir mi impresión.

Aplicando una capa uniforme de pegamento en la plataforma de impresión, la auto-calibración comenzó y terminó rápidamente y sin problemas -llevó alrededor de 50 segundos para prepararse para la impresión-. Aparte del tema menor de la obstrucción, la impresora inició la capa superficial de la peonza orbital con éxito. Fue útil hacer el seguimiento del progreso de impresión en la pantalla de la interfaz, así mientras estaba sentado observando la carrera de la impresora alrededor de la plataforma, se imprimían de tres puntas separadas y la peonza orbital simultáneamente. El sonido de la máquina era notable, pero gratamente sutil -aunque eso podría ser por el músico que llevo dentro de mí-, pero en definitiva, no logró distraerme para finalizar un buen día de trabajo o un episodio de Rick y Morty.

be3D-DeeGreen-prints-3D-printer-review-for-3D-Printing-Industry

El volumen de construcción de 150mm x 150mm x 150mm no es demasiado impresionante en comparación con otras impresoras 3D de escritorio de consumo, como la Ultimaker 2 (223mm x 223mm x 205mm). Sin embargo la auto-calibración, a facilidad de montaje y la nivelación de la cama de impresión de vidrio casi compensa la desventaja en la capacidad de tamaño. La impresión se completó rápidamente -en unos 30 minutos- y pude retirarla de la plataforma sin mucho esfuerzo. La impresora es capaz de alcanzar una resolución de hasta 50 micras, lo que lleva a un acabado liso y sin fisuras.

Después de completar la peonza orbital, fui a explorar otras opciones ofrecidas por Y Soft en la tarjeta SD. Me llevó unas 14 horas y tuve la oportunidad de imprimir un florero espiral maravilloso que me hizo pensar, “Tal vez este volumen de construcción no es tan pequeño después de todo”. Entonces me aventuré hacia el mundo de Thingiverse y MyMiniFactory e imprimí un Bulbasaur diseñado en baja resolución (el pequeño personaje de Pokemon), algunas púas de guitarra con el fantasma de Pacman, marcadores de lectura cuidadosamente diseñados, y algunos tapones para las válvulas de los neumáticos oso polar de mi bicicleta, todos los cuales salieron rápido y sin problemas.

Para imprimir estos diseños libremente descargados, utilicé la conexión Plug-n-Play en mi Macbook Pro. Para imprimir estas descargas, primero hay que conseguir el software DeeControl, que al igual que su impresora 3D, es super accesible y útil para todos los usuarios con cualquier nivel de experiencia. Una vez que un diseño se carga en el software propietario, permanece en la biblioteca, donde se puede colocar rápidamente en una plantilla virtual de la plataforma de impresión, duplicar, cambiar de tamaño, moverlo a cualquier lugar y mucho más. El software prepara el diseño para la impresión en muy poco tiempo y ofrece el tiempo estimado de preparación de archivos e impresión durante el proceso.

Una de las cosas que más me gustan de la DeeGreen fue el filamento PLA verde brillante (tal vez algunos dirían ¿amarillo?) que llegó con ella, fabricado a base de harina de maíz ambientalmente degradable típico del PLA. El color del filamento especial de Y Soft puede ser consideraedo un poco excéntrico, pero la incidencia en el medio ambiente es importante en una industria que utiliza una enorme cantidad de material plástico. Como con todos los PLA de calidad, la base de almidón de maíz no repercute en la calidad de la impresión, ya que como se ha indicado anteriormente, es capaz de alcanzar 50 micras.

be3D-DeeGreen-3D-printer-review-for-3D-Printing-Industry-spinning-top-print

Estéticamente me gustó el diseño de la DeeGreen, a pesar de que me recuerda un poco a mi antiguo ordenador Dell. El compartimento de filamento separado hace aparentar a la impresora más volumen del esperado, pero en general como un todo, la impresora está muy bien construida y es perfecta para cualquiera que quiera comenzar su primeros pasos en el universo expansivo de la impresión 3D. Me imagino el escenario ideal para la DeeGreen en la oficina, en casa o en el aula, actuando como una inmersión de alta calidad para los proyectos de prototipos y creadores. Pero aquellos con más experiencia y con necesidad de mayor tamaño de construcción y control sobre sus impresiones, podrían no estar tan interesados en invertir en la impresora 3D DeeGreen.

El precio de 1.999$ · 1.715,78€, un poco caro en comparación con las impresoras 3D de tamaño similar en el mercado, pero lo que realmente distingue a la DeeGreen es su facilidad para ser utilizada por casi todo el mundo, independientemente de si tienen o no alguna experiencia. Aunque el diseño inicialmente me hizo rememorar mi viejo ordenador en el que corría Windows 98, para mí el funcionamiento interno de la DeeGreen es más comparable a un Apple: aunque es posible que no tenga mucho control de lo que hay bajo el capó, los dos son de diseño sencillo, fácil de usar, rápido, y tampoco son demasiado propensos a errores o virus…

Especificaciones

Precio
1.999$ · 1.715,78€
Volumen de construcción
150 x 150 x 150mm
Peso 21Kg
Resolución máxima de la capa 0,05 / 0,1 / 0,15 / 0,2mm
Velocidad de impresión 90mm/s
Materiales compatibles PLA (1,75 mm)
Número de Extrusoras 1
Control de usuario
Pantalla táctil, USB, tarjeta SD

Puedes encontrar y adquirir la impresora 3D DeeGreen en Amazon.es

 

Artículo traducido y adaptado del original de 3D Printing Industry: “be3D DeeGreen”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *